jueves, 28 de junio de 2012

El lenguaje, el más inocente y peligroso de los bienes


“Pero el hombre vive en cabañas recubriéndose con un vestido recatado, pues mientras es más íntimo, es más solícito y guarda su espíritu, como la sacerdotisa la flama celeste, que es su entendimiento. Y por eso se le ha dado el albedrío y un poder superior para ordenar realizar lo semejante a los dioses y se le ha dado al hombre el más peligroso de los bienes, el lenguaje, para que con él cree y destruya, se hunda y regrese a la eternamente viva, a la maestra madre, para que muestre lo que es, que ha heredado y aprendido de ella lo que tiene de más divino,  el amor que todo lo alcanza” ( IV, 246).

Hölderlin


2 comentarios:

  1. Me gusta. El lenguaje es, din duda alguna, muy poderoso pese a aquello de "las palabras se las lleva el viento". Muchas veces, perduran más allá de lo que se desee o se deje de desear :) Bonita forma de exponerlo.

    ResponderEliminar